TAXIS AMARILLOS VS UBER: OPINIÓN DEL OCMQ

FOTO: ARENA PUBLICA

* El tema es complejo y de difícil solución aseguran en el Observatorio Ciudadano de Movilidad en Querétaro

Respecto de la situación entre los taxis amarillos y los servicios de transporte de plataformas digitales, en el Observatorio Ciudadano de Movilidad en Querétaro, manifestamos lo siguiente. 

Es un tema de actualidad mundial; situaciones idénticas ha habido en otras latitudes: Polonia, Grecia, Alemania, España, han visto a taxistas “tradicionales” salir a las calles manifestando su desacuerdo con el mercado que han acaparado los servicios de aplicaciones. También, gobiernos que han restringido el uso de dichas plataformas. Por citar los casos más recientes, en noviembre 2019, la alcaldía de Londres quitó la licencia de operación de Uber por cuestión de seguridad del público usuario, luego de detectarse varios casos de suplantación de operadores. En enero 2020, Colombia impidió la participación de dicha empresa en todo el país. 

Los servicios de plataformas digitales han venido a llenar algunos vacíos existentes respecto de los tradicionales: autos de modelos recientes, precios más baratos, tarifa determinada previamente, facilidad de pago y, en el inicio de operaciones, mayor seguridad. Sin embargo, en fechas recientes el servicio, sin llegar a ser deplorable sí ha disminuído en calidad: la tarifa dinámica, unidades descuidadas, y un tema muy sensible en la actualidad: mujeres que han denunciado acoso de los operadores. Aunque en un principio se habló de que mejorarían la movilidad de las ciudades, estudios han mostrado incremento en la congestión vehicular, así como en la contaminación auditiva, ambiental; además de ser una alternativa que desincentiva aún más el uso del transporte público. 

Un tema del que se habla poco: los servicios de aplicaciones son muy adecuados para las y los usuarios, aunque no siempre para las y los asociados, quienes carecen de prestaciones al existir vacíos legales respecto de su relación de trabajo. Manifestaciones ha habido de operadores exigiendo mejores condiciones laborales, sin que hasta el momento hayan sido escuchados por el socio mayoritario. 

En la coyontura que se presentó en la Terminal de Autobuses, ¿la empresa alzó la voz en defensa de sus asociados? Son las y los usuarios de Uber quienes abogan por la modalidad. Tal es uno de los varios argumentos que han tenido los gobiernos para exigir la regulación a su uso: la empresa no se responsabiliza de las eventualidades, y abandona a los involucrados, ya que argumenta ser tan solo una aplicación digital que pone en contacto a quien tiene una necesidad de movilidad con quien puede resolverla. 

El tema es complejo y de difícil solución. Ninguna ciudad del mundo lo ha resuelto aún de manera satisfactoria para todos los involucrados; los vacíos legales existentes versus la necesidad de la población usuaria que requiere una alternativa distinta de movilidad en un vehículo no propio. Uniendo lo mejor que tienen lo tradicional (mejor control gubernamental, pago de impuestos, etc.) con la innovación de las plataformas digitales(facilidad de contratación, seguridad en el pago), podemos como sociedad llegar a un acuerdo que pueda ser trasladado a otras instancias en este mundo signado por la tecnología, con leyes que requieren actualizarse para responder a las necesidades del siglo XXI. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.