PREOCUPACIÓN POR LA REFORMA QUE BUSCA CENSURAR INTERNET EN MÉXICO

#NiCensuraNiCandados:

Nuestro pequeño pedacito de paraíso, fundado por la caída de Édgar (el de: «Ya güey») , se enfrenta, otra vez, a una serie de reformas que lo pueden cambiar para siempre. Mientras lees esto, las autoridades de México están cerca de aprobar preocupantes mecanismos que permitirían la censura y los candados en el Internet que tanto disfrutamos.

En pocas palabras: las nuevas reformas abren la puerta para que cualquiera pueda bajar contenidos que no le gustan, alegando derechos de autor, sin la necesidad de ninguna prueba.

A diferencia de otras leyes, en otros años, que han buscado regular los contenidos en Internet (saludos a la Ley Döring), esta vez el ataque no es frontal. En este 2020, el tiro no es directo porque esta iniciativa viene como parte de la implementación del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (TMEC).

Específicamente, las modificaciones que le abren la puerta a la censura vienen en la Ley Federal del Derecho de Autor y en el Código Penal Federal… pero sabemos que echarse un clavado a la ley en México puede ser un verdadero enredo.

El nombre está de flojera, pero llego el momento de que México conozca seriamente a la “notificación y retirada”.

“Lo voy a decir de forma cruda: este es un mecanismo de censura”, señala Luis Fernando García (@tumbolian), director de la Red en Defensa de los Derechos Digitales. “Con este mecanismo, cualquier persona que alegue que un contenido en internet viola su derecho de autor, nada más con que lo alegue, sin la necesidad de ninguna prueba, conseguirá que ese contenido sea bajado de manera automática”.

Como menciona el activista, con esta ley se elimina la necesidad de pruebas, de evidencia, para que llegue la censura a internet. Si la “notificación y la retirada” se aplica en México, la realidad se explicaría en 4 sencillos pasos:

Un particular dice que tu contenido viola derechos de autor.
Por ley, las plataformas (YouTube, Google, Facebook, etcétera) están obligados a retirarlo.
Si estás en desacuerdo, metes un queja (un contra aviso, se llama) y el contenido se queda borrado hasta que se resuelva el juicio.
¿Un punto extra? Si pierdes el juicio, si consideran que diste una falsa declaración, te pueden llegar multas de hasta un millón 700 mil pesos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.